Rayuela, capítulo 7 (fragmento)

 

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua.

Hermoso, no?
Hasta pronto !

Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente sus orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, la esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpaso en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias.

Espero que a todo mundo le haya gustado… y entendido.
Hasta pronto !!!!

Que agradable es la sensación que se experimenta al combinar la potencia de java (Yo uso MyEclipse (7.1) un amigable manejador de bases de datos (en mi caso, MySQL) un framework de persistencia (hibernate) y un framework de presentación (RichFaces).

Me he dado cuenta que durante el desarrollo de una aplicación WEB los elementos anteriores facilitan en gran manea esta tarea.

Adicionalmente, he combinado elementos no gratuitos, como power designer, Microsoft Visio, y Dreamweaver, que han hecho de esta labor una placentera experiencia.

La mayoría de desarrollo que hago es de tamaño mediano, de manera que este ambiente de desarrollo ha resultado ser mas que suficiente para este propósito.

Continuará….

El término gúgol (en Inglés, googol) fue acuñado en 1938 por Milton Sirotta, un niño de 10 años, sobrino del matemático estadounidense Edward Kasner. Kasner anunció el concepto en su libro Las matemáticas y la imaginación. Isaac Asimov dijo en una ocasión al respecto: “Tendremos que padecer eternamente un número inventado por un bebé”.

1 gúglol = 10 elevado a la 100 (o sea, un uno y 100 ceros después)

Un gúgol es aproximadamente igual al factorial de 70,[1] y sus únicos factores primos son 2 y 5 (cien veces cada uno). En el sistema binario ocuparía 333 bits.

El gúgol no es de particular importancia en las matemáticas y tampoco tiene usos prácticos. Kastner lo creó para ilustrar la diferencia entre un número inimaginablemente grande y el infinito, y a veces es usado de esta manera en la enseñanza de las matemáticas.

Cuando fue nombrado en 1938, el gúgol era indudablemente grande, y desde un punto de vista físico, un gúgol es mayor que el número de átomos en el Universo. Sin embargo, con la invención de computadoras y algoritmos rápidos, el cálculo de números del tamaño de un gúgol se ha convertido en rutina. Por ejemplo, incluso el difícil problema de la factorización en números primos es ahora sencillo para 100 cifras.

El número más grande que puede ser representado en la mayoría de calculadoras de bolsillo o científicas es poco menos que un gúgol: 9,9999999 E+99 = 9,9999999\times1099 = 0,99999999 gúgol. Pero hay que considerar que muchas calculadoras que representan estos números solamente utilizan entre 10 a 30 dígitos notables. Sin embargo, algunos modelos de calculadora permiten exponentes mayores que 99.

 

Googolplex y mas…

Un gúgolplex, o googolplex, es un 1 seguido de un gúgol de ceros, esto es, 10 elevado a la googol-ésima potencia.

Una hoja de papel lo suficientemente grande para poder escribir en ella explícitamente todos los ceros de un gúgolplex no se podría meter dentro del universo (por suerte, la notación científica simplifica esto). Aun así un gúgolplex no deja de ser finito.

Finalmente, uno de los números más grandes con nombre es el googolduplex o gúgolduplex , es un 1 seguido de un googolplex de ceros.

Fuentes: http://es.wikipedia.org/wiki/Googol

Originalmente, Yo tenía la creencia de que tener y mantener una compañías SA de CV era una labor de mediana complejidad (eso lo creía hace siete años). Sin embargo, con el paso del tiempo me he dado cuenta de que es realmente complejo.

Ahora veo que es completamente falso mi sentir acerca de que con suficientes conocimientos en el ramo que me ocupa, lo demás serían trámites elementales.

En este blog describiré sólo algunas de las penurias por las que he tenido que pasar…

Para comenzar, la creación de la compañía representó un proceso largo y pedregoso. Para empezar, hay que llevar a cabo una búsqueda “fonética” del nombre que deseaba llevara la empresa. Aún no sé porqué “fonética”; pienso que en todo caso debería de ser “alfanumérica”. Es increíble, pero si desean tener un nombre agradable, acorde a su labor industrial y que además “pueda poseer un portal en Internet con el mismo nombre”, realmente van a tener que pensarle un rato… Pareciera que todos los nombres “normales” ya los compró alguien !

Lo peor es que cuando ingresan al portal que tiene el nombre que les hubiera gustado tener, sólo aparece una página que dice: “En venta, realice su oferta de compra de este dominio a: blah@blahblah.com

Si logran pasar el primer reto, ahora sigue el reto “Notarial”. La mejor fórmula es “paciencia y dinero”. Los servicios notariales no son baratos. Además, toman tiempo y cuando se hace una SA de CV, hay que seleccionar MUY bien a tus socios. Es como un matrimonio; una vez hecho, una ruptura, disgusto o desacuerdo te puede llevar a la quiebra.

El segundo reto: El SAT. Hay que obtener nuestro RFC y determinar las características y obligaciones que tendrá la compañía. Por ejemplo, habrá que decidir si tendrá o no empleados. Yo decidí asentar que SI los tendría y ello multiplicó el número de cosas que hay que llevar a cabo.

Se requieren prácticamente dos meses para lograr los siguientes objetivos:

Generar facturas.

Quedar dados de alta como proveedores de gobierno

Alta en el IMSS (de la empresa y de los asegurados)

Preparar los pagos bimestrales del 5% sobre nómina

Preparar declaraciones mensuales para el SAT

Preparar la “anual” para el SAT

Declarar en tesorería las declaraciones (posiblemente en ceros) del 5% de Nómina

Obtener clave FIEL (y/o firma avanzada)

y aun faltan mas cosas que diré en mi próximo POST.

Cómo comenzar nada que no tenga este título?

(Especialmente para un freak  de la IT, como Yo…)

© 2017 Goose Workshop Suffusion theme by Sayontan Sinha